La historia de la bebé moribunda que sanó al estar junto a su hermana

  • por

Las gemelas de Heidi y Paul Jackson, Brielle y Kyrie, nacieron el 17 de octubre de 1995, 12 semanas antes de la fecha prevista. La práctica hospitalaria estándar es colocar a los gemelos prematuros en incubadoras separadas para reducir el riesgo de infecciones. Y precisamente eso se hizo para las niñas Jackson en la unidad de cuidados intensivos neonatales en The Medical Center of Central Massachusetts en Worcester.

Estado de salud.

Kyrie, la hermana mayor rápidamente comenzó a aumentar de peso y a dormir tranquilamente durante los días que le quedaban como recién nacida. Pero Brielle,  no pudo seguirle el ritmo. Tenía problemas respiratorios y de frecuencia cardíaca. El nivel de oxígeno en su sangre era bajo y su aumento de peso era lento.

De repente, el 12 de noviembre, Brielle entró en estado crítico. Empezó a jadear y su rostro y sus brazos y piernas delgados como palos se volvieron gris azulados. Su ritmo cardíaco estaba muy acelerado y le dio hipo, una señal peligrosa de que su cuerpo estaba bajo estrés. Los padres miraban, aterrorizados, a su hija que quizás perdería la vida.

El último intento para salvar la vida de Brielle.

La enfermera Gayle Kasparian hizo todo lo que se le ocurrió para estabilizar a Brielle. Aspiró sus vías respiratorias y aumentó el flujo de oxígeno a la incubadora. Aún así, Brielle se retorcía y se inquietaba cuando su consumo de oxígeno se desplomaba y su ritmo cardíaco se disparó.

Entonces Kasparian recordó algo que había escuchado de un colega: poner a las bebés juntas. Era un procedimiento, común en algunas partes de Europa pero casi inaudito en Estados Unido, que requería tener bebés de parto múltiple en cama doble, especialmente los prematuros.
La jefa de enfermeras, Susan Fitzback, estaba en una conferencia y el asunto iba contra las reglas. Pero Kasparian decidió correr el riesgo.

“Déjenme intentar poner a Brielle con su hermana para ver si eso ayuda”, les dijo a los padres alarmados. «No sé que más hacer.»

Los Jackson rápidamente dieron el visto bueno y Kasparian deslizó al bebé que se retorcía en la incubadora con la hermana que no había visto desde que nació. Entonces Kasparian y los Jackson observaron.

El abrazo salvador.

Tan pronto como se cerró la puerta de la incubadora, Brielle se acurrucó junto a Kyrie y se calmó. En cuestión de minutos, las lecturas de oxígeno en sangre de Brielle fueron las mejores desde que nació. Mientras dormitaba, Kyrie envolvió su diminuto brazo alrededor de su hermana menor.

Brielle y Kyrie se fueron a casa con su familia justo antes de Navidad con cosas imprescindibles para un bebé cuando solo tenían dos meses. Cuando salieron del hospital, cada uno pesaba más de cinco libras y se consideraban saludables.

El mundo se enteró de Brielle y Kyrie cuando en 1996 se publicó en Reader’s Digest y Life una hermosa fotografía. En ella se ve el brazo de Kyrie alrededor de su hermana de manera protectora. Esta imagen es conocida como «Abrazo rescatador». La gente quedó profundamente conmovida por la expresión de amor entre las dos hermanas pequeñas. Y quedó claro que la sanación puede ocurrir con solo el calor de otra persona.

Actualmente, las gemelas Brielle y Kirye, ya son todas unas mujeres y según un medio local, estas chicas hacen todo juntas.

Con información de California State University.