Tras dar a luz a los 66 años, una mujer se sincera sobre la crianza de su hija: «Es algo maravilloso»

El 16 de enero de 2005, la vida de una mujer cambió para siempre al convertirse finalmente en madre a la edad de 66 años. Adriana Iliescu nació el 31 de mayo de 1938, por lo que actualmente tiene 83 años. Mientras que la mayoría de las personas de su edad probablemente estarían disfrutando de una vida más sencilla en la jubilación o pasando tiempo de calidad con sus nietos, Iliescu está criando a su hija, ahora adolescente.

Iliescu, quien es una profesora universitaria, filóloga y autora de libros infantiles rumana, hizo historia en enero de 2005 cuando dio a luz a su hija, Eliza, a los 66 años. Eliza nació en la Maternidad Giulesti de Bucarest, Rumanía. Es la hija biológica de Iliescu, pero no su hija genética, ya que Eliza se gestó en el vientre de Iliescu al ser concebida por un óvulo y un esperma donados. Gracias a la fecundación in vitro, Iliescu pudo por fin cumplir su sueño de ser madre.

En el momento en que dio a luz a Eliza, Iliescu era la madre biológica de mayor edad del mundo, e incluso se ganó un récord mundial Guinness.

En la actualidad, Iliescu y su hija llevan una vida feliz y han hablado sobre cómo prepararse para el futuro que se avecina mientras Iliescu sigue envejeciendo. Sigue leyendo para saber más sobre la extraordinaria historia de esta madre y su hija, y cómo es su vida en la actualidad.

Según un artículo del Daily Mail de 2008, Iliescu y Eliza se mantenían con una pensión de algo más de 280 dólares al mes, así como con algún dinero extra que Iliescu ganaba trabajando a tiempo parcial como profesora universitaria. Aunque Iliescu no tiene familia ni amigos cercanos que la ayuden a criar a Eliza, cuenta con el apoyo del padrino de Eliza, el médico especialista en fecundación in vitro que la ayudó a venir al mundo.

Como alguien que dio a luz a los 66 años, Iliescu estaba preparada para la maternidad en su vejez.

«Estoy en forma y sana y nunca he tenido ninguna enfermedad», afirmó.

«No fumo y no bebo. Si vivo tanto como mis padres, Eliza tendrá 20 años cuando yo fallezca». Sin embargo, Iliescu dijo que cree que todavía tiene «mucho que dar»

Aunque a veces los desconocidos llaman a Iliescu «abuelita» cuando sale con su hija, dice que «nunca he sufrido ningún prejuicio». La madre añadió «En Rumanía, la gente que tiene hijos es muy admirada».

Iliescu admitió que no es fácil ser madre, pero está contenta de poder cumplir por fin su sueño.

«Siempre quise tener un hijo, pero estaba tan ocupada que nunca tuve pareja», explicó Iliescu. También ha hecho planes para el futuro, diciendo que Eliza tendrá derecho a trabajar antes de que ella muera, así que podrá cuidar de sí misma.

Para Iliescu, que ahora tiene 83 años, la maternidad ha sido gratificante. Aseguró:

«Tener un hijo es algo maravilloso. Pensar que no has vivido para nada». Según Bright Side, Eliza, que ahora tiene 17 años, espera ir a la universidad algún día.