“Ayer vimos un osito de peluche en la tienda, pero era demasiado caro. Podría haber usado ese dinero para comprar comida para mi familia. Este oso que encontré todavía está en buenas condiciones, es una bendición. ¡Después de que lo lave, ella estará muy feliz!”, confesó el hombre.

El amor de los padres y madres hacia sus hijos puede demostrarse de diferentes maneras. Este no tiene límites, ni formas en las que no se pueda expresar. Un papá o una mamá que ama a su hijo, puede hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar su bienestar y felicidad. Y de esto, es un buen ejemplo un motociclista de la India, en Putraya, que fue encontrado por Azri Walter cuando se dirigía a su oficina.

Azri Walter / Facebook

Los llamativo de este sujeto que conducía su moto, era el hecho de que llevaba consigo un gran oso de peluche. Lo que inmediatamente se ganó la atención de Azri, quien se acercó al hombre y le preguntó para quién era ese obsequió. Aprovechó que el semáforo que estaba en rojo para hacer una pregunta que tuvo una respuesta que la conmovió totalmente. Debido a que ese osito de peluche lo halló en la basura, en su lugar de trabajo y era lo que justo su hija le había pedido y que él no podía comprárselo.

Azri Walter / Facebook

La pequeña que más adora en la vida llevaba tiempo pidiéndole un osito de peluche, pero cuando este motociclista fue a la tienda de juguetes a adquirirlo, se dio cuenta que costaban mucho. Lo que según sus propias palabras era equivalente al dinero que gastaría en comida para su familia. No podía comprar algo así.

Ayer vimos un osito de peluche en la tienda, pero era demasiado caro. Podría haber usado ese dinero para comprar comida para mi familia. Este oso que encontré todavía está en buenas condiciones, es una bendición. ¡Después de que lo lave, ella estará muy feliz!”

dijo este dedicado padre, según consignó Azri en su publicación en Facebook
Azri Walter / Facebook

Luego, el semáforo se puso en verde y ambos se tuvieron que despedir. No sin antes que ella le dijera que era el mejor padre. Un cumplido que no era gratuito, debido a lo que él estaba dispuesto hacer por su hija. De hecho, bastaba ver su rostro para darse cuenta de lo contento que estaba con poder sacarle una gran sonrisa a su pequeña.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *