Que las mascotas viajen en la zona de carga es muy peligroso y ha tenido fuertes consecuencias. Esta campaña busca que todas tengan un asiento con sus dueños

Cada que viajo en avión debo confesar que me parte el corazón ver a las mascotitas en transportadoras todas tristes, apachurradas y me ha tocado ver lo horrible que las tratan. Literal como si fueran una maleta más.

Aunque hay algunas que pueden viajar en cabina como los perros de asistencia, en general para las muchas otras es una experiencia terrible y traumante. 

Estas medidas han tenido consecuencias como estrés grave por viajar con mucho movimiento, a oscuras y con ruidos fuertes de las turbinas, lesiones y hasta el fallecimiento al ser aplastados por equipaje, frío o asfixia.

Después de estos casos (porque sí son bastantes) se creó la campaña “No somos equipaje, somos seres vivos”

Todo inició como una iniciativa de Angel, una hermosa gatita bengalí de siete kilos que viaja por el mundo con su familia y se ha convertido en toda una personalidad de las redes sociales teniendo cerca de 150 mil seguidores en su cuenta de Instagram. A diferencia de otras mascotas, ella puede estar en cabina, recibe muchos mimos de todos los tripulantes, sus amos la abrazan todo el camino y se duerme en su regazo.

Gracias a la influencia de la gatita en el mundo digital, esta campaña ha tomado fuerza y muchas personas y organizaciones han apoyado a la causa.

Justamente mediante una publicación de Instagram, la dueña de Angel explicó la situación que viven los animales en vuelos: 

‘¡No soy equipaje, soy un pasajero!’ Recientemente murieron dos gatos y uno fue congelado durante el vuelo de @aeroflot desde Nueva York. Y no es solo un problema de Aeroflot, sino un gran problema de todas las aerolíneas en general.  ¿Cuántos animales más tienen que morir durante los vuelos de carga para que las aerolíneas cambien las reglas de transporte para ellos?  Se congelan o se fríen hasta morir o se lesionan. Los transportadores los llevan junto con otras bolsas y, a veces, se mantienen afuera durante horas, sin importar si hace demasiado calor o demasiado frío. Está tan mal. Angel es una viajera frecuente, pero tiene la suerte de volar en cabina porque es pequeña. ¿Por qué otros animales que pesan más de 8 kg son tratados como bolsas en la carga? ¡Quiero pedirle que compartan esta información para que todas las aerolíneas estén al tanto y que cambien las reglas de transporte de animales! ¡Deben tratarlos como pasajeros! Debido a que nuestros amigos peludos no son equipaje, son pasajeros como tú y yo

escribió junto a una foto de  Angel con una az afata.

Después de esta publicación se han abierto varias peticiones pidiendo firmas para que las aerolíneas tomen en cuenta lo mal que tratan a los animales y consideren cambiar sus medidas.

La idea de este movimiento es poder crear una ley universal donde explique claramente que los animales no son equipaje y deben ser tratados como los seres vivos y miembros de la familia que son.

Ojalá esto se haga realidad, ¿tú qué opinas? ¿Crees que merecen un asiento?

Fuente: https://culturacolectiva.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *