Dicen que en el pedir está en dar, pero también, hay veces en el que la otra persona no quiere dar. No es que sea mala, es posible que no sea su momento y es mejor que no ayuda si después va a echar en cara.

La vida es una ruleta, por más que hagas planes para el futuro, todo cambia de la noche a la mañana. Si ahorita tienes, mañana no es seguro. Por eso, si vas a ayudar a alguien y echárselo en cara, mejor no lo ayudes. Hay actos que nacen del corazón, de ponerse en el lugar del otro y hasta derramar una lágrima. 

Sin embargo, también están las personas que solo ayudan por presión social, porque busca el reconocimiento, pero no porque de verdad quiera hacerlo. Dar sin esperar nada a cambio, es uno de los más exquisitos placeres que te da la vida, es gratificación y sentir paz en el pecho y en el alma. 

SI VAS A AYUDAR A ALGUIEN…

La persona que ayuda con la idea de recibir algo a cambio, no está ayudando, está haciendo una transacción, que ni siquiera es segura.

De ahí, que esperar lo mismo del otro, es firmar tu pasaje a la infelicidad. La espera de la recompensa te llena la mente de pensamientos negativos. 

En realidad no importa cuánto ayudes, mientras lo hagas de corazón. Inclusive ayudar va desde regalar una sonrisa, ayudar a la señora a cruzar la calle, esos pequeños detalles que parecen insignificantes, pero que hacen una gran diferencia. Nadie sabe la guerra con la que está luchando cada persona que se atraviesa en tu camino. 

Si vas a ayudar a alguien y echárselo en cara,  mejor no lo ayudes. Porque no es tu alma la que quiere dar un poquito, es tu ego, buscando el aplauso de los demás. 

Creo firmemente que quien da más, recibe más y, no precisamente tiene que ver con dinero, es estar bien contigo misma. 

Tal vez, en este momento de tu vida no es tu momento, de dar, abrazar y amar, sin esperar que el de al lado haga lo mismo. Tal vez, hay que esperar y mientras basta con que no hagas daño, porque echar en cara es lo peor que puedes hacer.

Cuando es peor el remedio que la enfermedad

  Desafortunadamente hay muchas personas que sí llevan unas cuentas estrictas de los favores que han hecho.

  Lo más grave de esto es que cobran cuando quieren y como quieren. En tanto no se hizo jamás un acuerdo explícito con el otro, en cualquier circunstancia pueden aparecer para cobrarse el favor que te hicieron.

  Más grave aún cuando tienes que pagar un favor aguantando el maltrato o la violencia de quien te lo hizo. No es infrecuente que personas agresivas y conflictivas tiendan también a ser “generosas” con los demás. 

 Te hacen el favor. Después se enojan, explotan o se vuelven histéricos. Si no dices nada, todo queda bien. Si dices algo, te echan en cara el favor que te hicieron. Así te cobran: con impunidad por lo que hacen. Hasta el abuso sexual a veces se asienta sobre una cadena de favores.

Fuente: https://frasesdeamorbonitas.org/

También te puede interesar leer:

Hello Kitty ya tiene cerveza y es la más kawaii del mundo

¿Te gustaría visitar nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Te recomendamos este video:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *