Los abrazos son fuentes de energía y de amor. Y no solo eso, también nos traen hermosos beneficios:

1- Disminuye el estrés

Un abrazo tiene la capacidad enorme de poder reducirte el estrés con el que cargas. Si estás teniendo un mal día pídele a un amigo, a un compañero, a un familiar, ¿y por qué no a un desconocido? un buen abrazo.

Al abrazarte, tus niveles de cortisol se reducen y hace que tu mente se relaje y pueda procesar las cosas con más tolerancia y optimismo. Déjate abrazar en los malos días y en los buenos también. ¡Aprovecha su gran ventaja! 

2- Relaja el cuerpo por completo

Un abrazo es un gesto de amor y de descompresión de los músculos. Uno al ser abrazado relaja su cuerpo por completo y se entrega a ese momento de luz y de placer.

Aprovecha ese momento o general o a propósito todas las veces que puedas, funcionará como ejercicio para tu cuerpo y te sentirás más aliviado y feliz, muy probablemente. 

3- Trae beneficios para nuestra salud

Cuando te sometes a un momento de abrazo con otra persona tu ritmo cardíaco disminuye y se calma;  tu mente se libera de estrés; tus músculos se descomprimen y tu cuerpo se relaja. 

Recibir o dar un abrazo tiene muchos más beneficios de los que pensas. Anímate a probarlo todos los días y a ver cómo te funciona. Veras que tu cuerpo se siente mejor y tu alma también. 

4- El sistema nervioso se equilibra

Hay un proceso químico que se desarrolló al mismo tiempo que uno recibe un abrazo y tiene que ver con la electricidad y la humedad que se genera en la piel mientras dura tal abrazo.

En tu cerebro en ese instante se conectan varios factores y allí es donde tu sistema nervioso se equilibra. Nos gusta ser abrazados, tocados y mimados y a nuestro cerebro también.

Fuente: https://positivomundo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *