Los habitantes de una ciudad rusa no podían creer lo que veían cuando, de repente, se cruzó en su camino un ejemplar de oso polar, hambriento y caminando cansado por el pueblo.

Los estragos del cambio climático nos afectan a todos, pero mucho más a los indefensos animales que habitan en los Polos. Hasta el 2014, el hielo marino se había reducido hasta un 40 por ciento, obligando a sus habitantes a emigrar en busca de comida.

Este oso polar no se rindió en su búsqueda de comida

En la ciudad rusa de Norislk, no podían creer lo que veían cuando encontraron a un oso polar perdido y hambriento deambulando por las calles.

Al parecer, este oso habría recorrido unos 1.600 km desde el Océano Ártico hasta llegar a esta ciudad en una búsqueda incansable de comida. El animal se vio obligado a hacer esto debido a los cambios que está sufriendo su ecosistema natural debido al cambio climático.

Fuente: lavozdeldespertar.com

El animal no tardó en hacerse famoso gracias a las redes sociales, que lo convirtieron en una auténtica sensación. Aunque en las imágenes en realidad se ve verdaderamente cómo de afectado estaba el oso después del largo camino. Cansado, y tan deshidratado que apenas podía ni abrir los ojos.

Aunque varias organizaciones ya se han puesto en marcha para que sea devuelto a su hábitat, ¿de verdad es este el futuro que queremos para nuestro planeta?

Fuente: https://www.ilusionviajera.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *