Okishima es conocida como «La Isla de los Gatos», y con el tifón Hagibis arrasando todo a su paso, muchos cibernautas temieron lo peor para estos felinos. Pero el Gobierno y los ciudadanos tenían un plan para cuidarlos.

El tifón Hagibis ha tomado a Japón por sorpresa en el último fin de semana. Hace un buen tiempo se venía anunciando lo poderosa que sería esta tormentala más fuerte en los últimos 60 años para los japoneses. Y sólo unos días bastaron para que Hagibis hiciera de las suyas: dejó 35 muertos y 11 personas desaparecidas hasta el minuto.

Pero fuera de la atrocidad que de por sí llevó este fenómeno a Japón, las preocupaciones de algunos cibernautas iban hacia otro sector: Okishima, conocida como «La Isla de los Gatos».

The Mind Circle

Y claro, es que esta isla estaba justo en medio del camino del tifón Hagibis. El solo hecho de pensar que todos estos gatos desaparecerían dejó a todos muy preocupados y pendientes de si habría algún plan de rescate organizado por el Gobierno u otra agrupación protectora de animales.

Afortunadamente y para suerte de los cibernautas, sus ruegos fueron escuchados: el Gobierno logró movilizar a un grupo grande de gente y re-localizaron a los gatos en un lugar seguro por dos o tres días, para después devolverlos cuando acaben las tormentas.

Twitter

Algunos cibernautas se encargaron de hacer las actualizaciones correspondientes a través de Twitter, donde se muestran fotos de los gatos descansando seguros en cajas dispuestas por la comunidad.

Twitter
Ameblo

A su vez, también se preocuparon de ir actualizando la situación mediante tuits en tiempo real, como también con publicaciones de Facebook.

Twitter

«[Los videos son] de un amante de los gatos en Japón. Dijo que, al día de hoy, todos estaban a salvo».

No es nuestra intención quitar el drama de la situación, ya que falleció mucha gente y sin duda es un momento bastante triste y estresante para el país.

Ameblo

Pero celebramos que hayan habido iniciativas para salvar a estos gatos, que de no haber tenido ayuda, probablemente habrían sufrido una suerte bastante peor.

Fuente: http://www.upsocl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *