Muchas veces pensamos que no podemos realizar cosas, que eso es imposible, que no somos buenos para lograr algo, la mente tiene mucho poder y lo que normalmente asumimos que es realidad es producto de patrones de conducta adquiridos a través de los años.

Cuando nos encontramos ante situaciones difíciles, la mente tratará de evitarte toda esa incomodidad, angustia, miedo y presión, manteniéndote en un estado de confort permanente.

Esto tiene solución, solo dependerá de la manera en que sepas reconocer las mentiras que te dice tu mente.

Así que vamos a exponer 10 de las mentiras y excusas más dañinas de la mente:

#1. No puedo hacerlo. 

Cuando se presentan situaciones difíciles normalmente el cerebro nos hace pensar que no podemos mantener este cambio. No podemos creer en nosotros mismos, en nuestra capacidad. Cuando realmente creas que no puedes hacer algo o que es imposible, solo piensa en esas personas que lograron el éxito a pesar de la adversidad, de haber nacido en un hogar pobre, o con alguna limitación física, ejemplos existen muchos.

#2. Pueden hacerlo, pero eso no aplica para mí, porque ellos son mejores que yo.

Este engaño de tu mente es muy usual en personas que buscan justificar su falta de decisión y empeño en realizar algo, “es que yo no nací para esto” “él sí puede hacerlo porque es rico”, “ella si puede lograrlo porque es bella”, “ellos si lograron concluir su carrera porque son inteligentes”, “él puede ganar la carrera porque es flaco y yo soy gordo”.

Muchas excusas y poca acción. Todos estamos en la capacidad de resolver cualquier problema o realizar cualquier tarea, solo es cuestión de determinación y confianza en sí mismo.

#3. Estoy atascado porque no tengo suficiente tiempo para hacer cambios

Este es un bloqueo que te impide avanzar en el logro de tus metas y objetivos, la justificación de la falta de tiempo.

Uno puede lograr acomodarse con el tiempo si te organizas y priorizas las cosas en tu vida. Tu agenda debe estar orientada hacia el logro de tus objetivos y descartar cosas sin sentido como ver televisión, distraerse con los chismes o dormir demasiado.

#4. Esto será demasiado difícil ya que no puedo arreglármelas sin….

Existe gente que depende mucho de otros factores para su éxito, como, por ejemplo, “no puedo bajar de peso, si no tengo un entrenador a mi lado”, “no puedo aprender inglés, si no lo hago en un instituto de prestigio”, “no puedo crear un blog si no tengo una buena computadora”, “no puedo poner un negocio, si no tengo mucho dinero”

Olvídate de la dependencia hacia las cosas y las personas, hazlo solo y veras que llegaras lejos.

#5. La vida está destinada para ser más fácil y disfrutarla más.

Este es una mentira de tu mente que te vuelve conformista, perezoso, sin metas, sin visión, sin sueños.

¿Realmente quieres disfrutar de la vida? Entonces, debes esforzarte y trabajar para poder hacerlo. Con esto no quiero decir que vivas una vida de esclavo trabajando 12 horas diarias, sino, esforzarte en un inicio, no siempre utilizando la fuerza física, sino la inteligencia, construyendo activos y múltiples fuentes de ingreso.

Cuando logres tu independencia financiera y cuando el tiempo y el dinero no sean un problema para ti, entonces si podrás disfrutar y darte la gran vida.

#6. Merezco una recompensa 

Las recompensas vienen luego de haber realizado un esfuerzo, después de algún logro, de alguna meta cumplida.

Si vamos a estar recompensándonos por cosas que aún no hemos conseguido entonces se volverá en una forma de ver las cosas a la cual te acostumbraras y por ende no conseguirás mayores logros en tu vida.

#7. Puedo hacerlo después

“No dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy”, eso es lo que dice este viejo refrán. Quita de tu mente el mal hábito de la postergación, eso solo te traerá muchos problemas y acumulación de trabajo.

Empieza realizando labores pequeñas, que no impliquen mucho tiempo y puedas resolverlas rápido. Luego trabaja en la realización de tus sueños cumpliendo tus metas.

#8. Solo una vez no hará daño

Muchas veces tratamos de minimizar las cosas diciendo: solo será una vez. Un trozo de pastel de chocolate, una sesión deportiva perdida, una sola dilación en lugar de escribir. Cuando acostumbramos a nuestra mente a esta forma de hacer las cosas, se estará creando un hábito negativo.

#9. Tengo miedo.

Bueno, esa es la excusa más honesta: la mayoría de nosotros no queremos admitir que tememos enfrentar algo difícil. Pero también es una forma de alejarse de la incomodidad; el mero hecho de tener miedo no significa que no pueda hacer algo. Usted puede He hecho toneladas de cosas por las que tengo miedo, cosas por las que tenía miedo de fallar. Y a pesar de que el miedo a veces era correcto, a veces no me fue muy bien, ir más allá de mi miedo era increíblemente importante y aprendía mucho cada vez.

#10. El resultado al que apuntas no es importante.

Si intentas correr una maratón, está formulado así, por ejemplo: “No es tan importante que lo termine. Usé esta excusa para aprender idiomas (no importa si aprendo esto) o la programación o una serie de cosas que quería aprender. Utilicé esto para escribir y hacer ejercicio y comer alimentos saludables. E incluso si el resultado no fuera tan importante, en realidad el proceso es muy importante. Si sigue un proceso que será mejor para usted a largo plazo, entonces lo hará mejor. Pero si simplemente te sueltas porque no te sientes cómodo y en este momento te preocupas más por tu comodidad que por la meta que te has fijado, tendrás muchos problemas.

Fuente: https://latinmoney.net/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *