Cuando vayan mal las cosas,
como a veces suelen ir;
cuando ofrezca tu camino
sólo cuestas que subir;

Cuando tengas poco haber,
pero mucho que pagar,
y precises sonreír
aun teniendo que llorar;

cuando el dolor te agobie
y no puedas ya sufrir,
descansar acaso debes …
!pero nunca desistir!

Tras las sombras de la duda,
ya plateadas, ya sombrías,
puede bien seguir el triunfo,
no el fracaso que temías;

y no es dable a tu ignorancia,
figurarte cuán cercano
puede estar el bien que anhelas
y que juzgas tan lejano.

Lucha, pues, por más que tengas
en la brega que sufrir …
!Cuándo esté peor todo,
más debemos de insistir!

Autor: RUDYARD KIPLING

Fuente: https://www.facebook.com/LibreroGutenberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *