Pareja se esposa durante tres meses para probar que su amor era fuerte; se separaron al ser liberados

¿El amor verdadero es eterno? Al parecer no, porque una pareja en Ucrania quiso demostrar que estaban listos para convivir las 24 horas, los siete días de la semana, pero su experimento falló totalmente.

Alexander Kudlay, de 33 años de edad, y Viktoria Pustovitova, de 29, se esposaron tres meses antes de contraer matrimonio, pues querían estar juntos todo el tiempo, pero luego del periodo de prueba, algo realmente curioso sucedió: su amor sufrió una fractura y nada resultó como esperaban.

Querían estar juntos para siempre… pero siempre no se pudo

Alexander y Viktoria querían fortalecer su relación, pues estaban atravesando una crisis en su noviazgo. Sentían desconfianza, su comunicación no era buena y no estaban conectados como en los primeros meses, ni siquiera se sentían tan cómodos juntos, pero querían salvar su relación, por eso el 14 de febrero tomaron la decisión de “unirse” aunque no bajo alguna ley.

El día de San Valentín se esposaron de las muñecas para estar juntos 24 horas, siete días a la semana. Esto sería la prueba final que definiría su situación. Estarían unidos durante tres meses hasta el día de su boda, que por cierto ya habían planeado a pesar de las circunstancias que estaban viviendo.

Su experimento no tuvo un buen resultado

En lugar de avivar la llama del amor, todo se apagó entre ellos. Luego de estar juntos y convivir durante tres meses, la pareja eligió el camino de la soltería, se liberaron de las cadenas y cada uno tomó un rumbo diferente. Ambos creen que la falta de privacidad fue el principal problema entre ellos.

Por supuesto que la boda se canceló y tuvieron que regresar los regalos que ya habían enviado algunos invitados. Literalmente tuvieron que romper la cadena que los unía, porque no había nada que los conectara, ni de manera afectiva ni económica.

Viktoria quería subastar la cadena que un día los unió

Su peculiar experimento se hizo tan viral en Internet que Viktoria quiere subastar la cadena para luego donar el dinero a una organización de caridad. Ella solo quiere aprovechar su reciente fama para ayudar a otros.

Así fue como vivieron su liberación

Aunque llevaron su idea al extremo, esta pareja descubrió que si no están hechos el uno para el otro es mejor no contraer matrimonio. Al menos su experimento se convirtió en un buen ejemplo para otros que están planeando dar el siguiente paso.

Fuente: https://www.okchicas.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *