En la ciudad de los árboles, todos los edificios están cubiertos por plantas para combatir al calentamiento global

(Stefano Boeri Architetti)

Con uno de los índices de contaminación históricamente más altos en el mundo, China ha decidido generar distintas iniciativas para mejorar la calidad del aire en las ciudades y la más reciente de estas medidas se encuentra al norte de Liuzhou, en la zona montañosa de Guangxi, al sur de China.

Oficinas, casas, hoteles, hospitales y escuelas estarán completamente cubiertos por un total de 40,000 árboles y 1 millón de plantas de 100 especies. Se trata de la primera ciudad forestal del mundo, que en poco tiempo estará albergando a 30 mil personas.

El proyecto de esta Ciudad Bosque fue diseñado por el italiano Stefano Boeri, que se ha convertido en un experto en arquitectura sustentable y reconocido a nivel mundial por proyectos como el bosque vertical en la ciudad de Milán.

(Stefano Boeri Architetti)

Un proyecto único en todo el mundo

Este complejo, contará con zonas comerciales, oficinas, áreas residenciales, espacios recreativos, un hospital y dos escuelas. Y aunque la iniciativa tendrá todos los servicios básicos y recreativos, su principal objetivo será luchar contra la contaminación. La idea principal, resulta entonces crear una ciudad autosuficiente que utilizará energías renovables como la solar y la geotérmica para toda la urbe. Estos sistemas se instaurarán en una línea de ferrocarril rápida y una carretera exclusiva para autos eléctricos.

(Stefano Boeri Architetti)

Pero la parte de la reforestación de la tierra no es el único hecho a favor del ambiente de este proyecto, pues también se pensó en que toda la energía eléctrica del lugar se provea a través de paneles solares y energía geotérmica.

Además de sembrar 1 millón de plantas, de más de mil especies y 40 mil árboles. Toda esta vegetación será la encargada de absorber casi 10 mil toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes al año, así como de producir 900 toneladas de oxígeno. Las medidas tomadas, derivarán en una disminución de la temperatura promedio, una mejora de la calidad del aire y la generación de un nuevo hábitat para preservar la biodiversidad de la región.

¡Nada mal!

Fuente: https://culturafilosofica.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *