“Cuando su familia no aprobó las calificaciones para ser un lugar para ella, supimos que esta niña, necesitaba amor, necesitaba una familia”, contó Brian Zach.

Brian Zach es un funcionario de la policía de Arizona que se ha convertido en un héroe por sus nobles acciones. Este oficial salvó la vida de una pequeña de 2 años de edad que sufría maltrato por parte de sus cuidadores. Después de ayudarla, él mismo terminó convirtiéndose en su padre adoptivo.

Zach se encontraba de patrullaje una noche del mes de marzo, en el año 2018, cuando recibió una llamada de emergencia. Se trata de Kaila, esta chiquilla quien se encontraba con graves heridas, por lo cual asistió de inmediato.

Brian Zach

“Ella era una niña tan linda que inmediatamente tomó mi corazón. Ella tomaba mi mano y la ponía en su regazo, tomaba mi mano y simplemente me acariciaba, contó Zach en conversación con People.

Cuando recibió el llamado el oficial sabía que debía actuar de la manera más rápida posible y con determinación. Anteriormente, en 2011, había tenido un caso similar en el cual las cosas no resultaron bien. Por ello, sabía que no podía volver a fallar.

Brian Zach

“No pude salvar a esa chica. Kaila fue mi segunda oportunidad para eso”, dijo.

Afortunadamente, todo salió correctamente y la pequeña se encontraba a salvo con este oficial del Departamento de Policía de Kingman. La pequeña pasó unas 5 horas con él antes de ser trasladada a un hospital en Las Vegas por una fractura de cráneohemorragia cerebral y un codo dislocado.

Mientras, Zach estaba planeando cómo salvarle la vida a la chiquilla y sacarla de ese mundo tan lamentable en el que se encontraba. “(Llegué a casa y) le conté a mi esposa sobre esta adorable niña que conocí y solo quería traerla a casa. En los últimos 15 años, si mi a esposa le dieran un dólar por cada vez que dije eso, seríamos bastante ricos”, comentó.

Brian Zach

Sin embargo, todo se puso a favor del policía de 39 años cuando las autoridades le informaron que era difícil encontrar un hogar adecuado para Kaila. Sabía que así podría acogerla él y su esposa.

“Cuando sacan (a un niño de un hogar), quieren ubicarlo primero con la familia. Pero si no pueden tener familia, pueden ir a un hogar de acogida. Lo que hicieron en nuestro caso es que utilizaron nuestra relación de unión esa primera noche para lo que llaman un parentesco ficticio”, explicó.

Brian Zach

Después de superar todas las instancias legales, este oficial pudo integrar a Kaila a su familia y recuerda con cariño el día que la fue a buscar. “Tan pronto como abrí la puerta del auto, su rostro se iluminó. Ella me reconoció y me alcanzó, y me hizo tomar su mano y llevarla a la casa”, dijo.https://b54235baa61fd0f019c9721938059dfd.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Aunque la niña se adaptaba muy bien a su nueva vida, junto a sus padres y hermanos adoptivos, la familia sabía que existía la posibilidad de que se la llevaran por cuestiones legales“Obviamente estábamos apegados. Nos iba a devastar si ella regresaba. Solo compramos una cierta cantidad de ropa, y jugamos cada semana como pudimos”, expresó. Pero la incertidumbre no duró mucho.

“Cuando su familia no dio un paso al frente o no aprobó las calificaciones para ser un lugar para ella, supimos que esta niña, necesitaba amor, necesitaba una familia, contó Zach.

Brian Zach

Cuando el juez básicamente dijo ‘Felicitaciones‘, (sentí) este gran suspiro de alivio, sabiendo que nunca volveré a tener esa preocupación por ella. Siempre estará con nosotros, será amada, cuidada”, agregó.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *