“Dios bendiga al pobre, al necesitado y al rechazado” cuenta el hombre en redes sociales que logró financiar la construcción de la casa a una anciana y sus nietos. La idea es recuperar la dignidad de todas aquellas personas que la hayan perdido.

Actos que siempre valoraremos, son aquellos que se hacen de manera desinteresada con el único propósito de mejorar la vida de otros. En este mundo no sobran aquellas personas, por lo que encontrarlas es ganarse la lotería. Eso sí, los filántropos pueden venir de cualquier parte del mundo y en este caso, un nigeriano se transformó en la bendición de una abuela junto a sus nietos que vivían en deplorables condiciones.

En el pequeño Estado de Esuatini, en África, un hombre sudafricano identificado como @lemdzabu en Twitter, realizó un proyecto habitacional, por medio de donaciones, para ayudar a a construirle una casa con techo sólido a una abuela que vivía con sus nietos, casi sobreviviendo, informa Legit.

La abuela vivía en una casa hecha a base de barro y ramas de árbol, en condiciones con poca salubridad, pues al ser un refugio improvisado, ni pensar de tener acceso a cañerías o a un baño.

La iniciativa habría sido toda una propuesta por parte de este hombre junto a un grupo de ciudadanos interesados en “restaurar la dignidad” comenzó pidiendo donaciones, apoyándose en las redes sociales, para posteriormente iniciar la construcción de una casa sólida de cemento en la que la abuela y sus nietos pudiesen vivir tranquilos.

“Agradecemos y apreciamos la contribución de todos los corazones que hicieron posible este trabajo. Dios bendiga al pobre, al necesitado y al rechazado”.

–@lemdzabu en Twitter

El sudafricano anunció en las redes que todo sería parte de un proyecto a largo plazo, por lo que esta casa sería la primera de muchas otras más en un proyecto del cual no se detendrán hasta que todos tengan su dignidad restaurada.

Ahora solo cabe esperar que las mismas almas enfocadas en este proyecto logren hallar el financiamiento necesario para dar con aquellas personas que siguen viviendo en medio de la pobreza sin una red que los respalde.

Un gran acto.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *