La hazaña de este hombre nos probó que ni siquiera un aterrador reptil puede interponerse en la amistad entre personas y mascotas. Debemos destacar que nunca se quitó el habano de la boca mientras luchaba contra la bestia.

Las historias de personas haciendo acciones valerosas, increíbles incluso, por sus seres queridos nunca dejarán de sorprendernos. Algo ocurre en el cerebro cuando vemos que uno de nuestros hijos, parientes u otros miembros de la familia están en problemas, que simplemente dejamos todo de lado y nos ponemos manos a la obra. Las más conocidas son las historias de madres pudiendo realizar actos de fuerza impresionantes cuando encontraron a sus hijos atrapados bajo un auto o algo similar. Pero el arrojo que mostró un hombre de Florida por su querido cachorrito, puede que iguale o supere estas historias. 

Richard Willbanks, de 74 años, está haciendo noticia por todas las redes sociales y medios de comunicación, debido a su arrojo para rescatar a su querido cachorrito de tres meses. “Gunner”, como bautizó al pequeño, se había caído a un pequeño estanque de agua, donde sin que él lo supiera, lo esperaba uno de los famosos caimanes del estado de Florida.

@jjthomasradio

A pesar de su edad, y de lo peligrosos que pueden ser estos reptiles de agua dulce, Richard corrió al agua. Sumergiéndose hasta el pecho, emergió con el caimán en las manos. Lo malo, era que su perrito se encontraba atrapado en las fauces de la bestia.

@jjthomasradio

Lo zarandeo y luchó contra la fuerza de su mandíbula. Todos conocen las historias de que una vez las fauces de estos animales se cierra, nada logra escapar. Pero la naturaleza no estaba preparada para la fuerza y el arrojo de un dueño alarmado. Luchando contra el reptil, Richard logró que soltara a su perrito, el que apenas tuvo la oportunidad corrió a tierra firme:

“Estábamos caminando por el parque cuando el caimán salió del agua corriendo como un misil. Nunca me imaginé que estos animales pudieran ser tan veloces. Automáticamente corrí al agua para enfrentarme a él.”

–Richard Willbanks para CNN
@jjthomasradio

El perrito recibió una herida punzante en el estómago, pero aparte de esto, los veterinarios señalaron que no presentaba heridas más graves. Si no fuera por la velocidad de reacción, así como el valor de su dueño, quizás la historia sería muy distinta.

Debemos dedicar un párrafo propio a un detalle del video: durante todo el enfrentamiento con el caimán, Richard nunca se quitó el habano que fumaba de la boca. Si hay alguien que alguna vez ha representada la actitud de boss, él es quien.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *