“Me conmovió mucho. Era como un ángel que quería ayudarme”, comentó el artista. El hecho ocurrió en Turquía y nos demuestra la inocencia y cariño de los animalitos.

Para muchas personas los animales son ángeles, enviados a la tierra para acompañarnos. Por muy loco que suene, algo de cierto debe tener, es cosa de observarlos para percibir su alma pura. En ellos no existe la maldad, la destrucción o la perversidad. Este cachorro callejero, que protagoniza nuestra historia, lo refleja claramente.

En plena escena de una obra teatral, el perrito se acerca e interrumpe todo para consolar al actor que fingía estar herido en el suelo. No le gustó verlo sufrir y quiso animarlo. 

Acá te dejamos con el tierno momento. Si ese no es un angelito, no sabemos qué será: 

“Me conmovió mucho. Era como un ángel que quería ayudarme”.

Ocurrió en las calles de Turquía, donde el joven actor Numan Ertuğrul Uzunsoy debía parecer lesionado y tendido en el suelo. La audiencia estaba expectante, mirando con atención cada movimiento de los actores. Mientras el interlocutor relataba la escena, el perrito se acercó y se recostó sobre el hombre, para darle todo su amor.

İzmit Belediyesi

Claro, el perrito no entendía que todo se trabaja de una actuación, de una performance que simulaba ser la realidad.

El personaje que interpreté estaba lesionado y con mucho dolor. Se había caído de un caballo y respiraba con dificultad.

Comentó el actor al medio The Dodo.

Sintió que debía consolarlo, darle un poco de amor, quizás eso lo haría recuperarse. ¡Y se lanzó a acariciarlo!

İzmit Belediyesi

Nadie pudo evitar que llegara hasta Uzunsoy, por lo que un asistente debió quitárselo de encima. Con mucho cuidado y cariño, entendiendo que se trataba de un gesto de amor. 

El perrito reaccionó alegre, como si de un juego se tratase.

İzmit Belediyesi

Todo terminó con risas y expresiones de ternura, con el clásico “awwwww“. Todos quedaron encandilados con la tierna actitud del cachorro.

Y casos así hay por montones, confirmándonos que, tal vez, los ángeles sí existen. 

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *