Justifica su actividad en el dinero invertido, piensa que es un orgullo y siempre le genera un gran éxtasis tenerlos en la mira y apretar el gatillo.

Durante décadas la humanidad cazó como una forma de supervivencia, para conseguir ropas y alimentos. En la actualidad, eso no es necesario. Hay granjas y empresas encargadas de eso.

Instagram / Tess Talley

Lamentablemente alguien creó un término un tanto fuera de lugar, con el que justifican el asesinato indiscriminado de animales: caza deportiva.

Instagram / Tess Talley

Un deporte nos hace fuertes, saca lo mejor de nosotros mismos y se lleva nuestro máximo esfuerzo para alcanzar una meta. Sinceramente no sabemos de qué modo disparar a un animal que está indefenso en su hábitat logra esto.

Pues hay una cazadora llamada Tess Talley que no siente el más mínimo arrepentimiento cuando se trata de cazar.

Tess Talley

Tiempo atrás había causado revuelo al posar junto a una jirafa negra, la cual estaba muerta y tumbada en el piso. Su expresión para esa imagen fue “abrumadora”, pero no por arrepentimiento, sino que estaba tan emocionada que no podía explicarlo segúnLadBible.

De repente, veo al viejo toro abriéndose paso entre los árboles espesos, y ya nos ha visto. No estaba seguro de qué era exactamente lo que estaba mirando, pero ese momento de confusión me llevó a ser capaz de colocar los palos de tiro, cargar el rifle y ponerlo en mi mira. Mientras él estaba allí mirándonos y tratando de descifrar lo que éramos, pude poner mi punto de mira en su cuello, a unos treinta centímetros de su cabeza.

El gran alivio de verlo colapsar donde estaba parado fue asombroso. La sensación de éxito después de todo el arduo trabajo de acechar, caminar millas y llegar con las manos vacías ese día, valió la pena después del disparo.

Tess Talley
Instagram / Tess Talley

La forma en la que se expresa da un poco de miedo, son increíbles las palabras con las que da cuenta de la emoción por disparar a un animal. Cabe resaltar que las jirafas son animales herbívoros, su estilo de vida es tranquilo y no afectan el ecosistema.

Su Instagram está lleno de estas aventuras de caza, Tess asegura ser una madre abnegada en sus días normales, pero cuando se trata de cazar es algo distinto, pues solo se deja llevar por los instintos. La texana de 39 años, ve en cada uno de estos animales un trofeo para llevar a casa tras un poco de trabajo taxidérmico.

Instagram / Tess Talley

Esperemos que hayan más leyes que protejan a estos animales. Están acabando con vidas inocentes por motivos egoístas.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *