No hay colmillos ni ojos inyectados en sangre, pero después de conocerlo, tenemos la impresión de que toda la energía y la voluntad de vivir nos ha dejado. Un vampiro emocional nos hace sentir mal, débiles, cansados, atrapados. Y cuanto peor es nuestro estado de ánimo, mejor se siente esa persona, como si se estuviera alimentando con nuestras emociones.

¿Cómo reconocer a los vampiros emocionales?

Depende de cuál, ya que hay diferentes tipos de vampiros psíquicos:

1. Narcisista

El mundo gira a su alrededor, atrae la atención a toda costa, quiere sentir la admiración de los demás. Siempre procura reunirse en todo tipo de fiestas, él te contará los detalles de su vida en detalle y, si no escuchas con atención, te atacará. No te dejes atrapar, no trates de satisfacer al narciso, eso te quitará toda tu energía, protege tu sensibilidad y tu autoestima.

2. Víctima

Esta clase de vampiro emocional es alguien que siempre está infeliz, dice que todos están contra él, él todavía está buscando a “mamá”, la cual vendrá a rescatarlo… De hecho, él no se hará nunca responsable de sus acciones y decisiones. No te dejes engañar, ponle límites.

3. Controlador

Dicta lo que debemos sentir, tiene una opinión sobre cada tema, él hace todo perfectamente y sabe que nadie lo hará mejor. Sin ser invitado, con mucho gusto te dará consejos y te dirá que es lo que debes hacer. No trates de controlarlo, establece límites, evita hacer confrontaciones sobre problemas menores, ya que de lo contrario saldrás sin energías de estas confrontaciones.

4. Crítico

Él siempre puede detectar deficiencias en todas las cosas, personas y situaciones y las publica o comenta donde puede. Piensa que la crítica hacia los demás es su deber sagrado. No te defiendas, no te enojes, a veces la mejor respuesta es el silencio, otra forma de evitar a este vampiro emocional es agradecer su crítica para dejarlo desarmado.

5. Camaleón

En su mundo todo es blanco o negro. Al principio, él te seduce, te pone en un pedestal para luego dejarte caer. Si se siente rechazado, te cambiará de ser su amigo al peor enemigo en un instante. Cualquier cosa puede ofenderlo, trátalo como a un niño histérico de cinco años, con calma, con comprensión, pero con firmeza y constancia. Si puedes, huye lejos de esta clase de vampiro.

¿Cómo puedes protegerte de los parásitos psíquicos ?

Los vampiros emocionales actúan de diferentes maneras, pero la señal más indicativa de que estamos frente a un auténtico vampiro emocional es la sensación que nos queda luego de estar cerca de ellos, el sentimiento de vacío, de malestar y preocupación que nos dejan encima es muy evidente y es una de las características que poseen todos ellos, la de drenar nuestra energía y agotarnos emocionalmente.

Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a protegerte contra estos vampiros emocionales.

Reconocer la amenaza

Todos podemos tener en algún momento de nuestra vida algún comportamiento similar al de ellos, me refiero a pretender comportarnos como víctimas, manipular sutilmente a alguien para conseguir algo a cambio, decir alguna palabra de aliento para conseguir lo que buscamos; estos comportamientos pueden considerarse “normales”, el problema es cuando estos comportamientos son conductas y son el único medio de interacción que se emplea para relacionarse con las demás personas.

Por ejemplo, la persona que es un vampiro emocional debe alimentarse constantemente de los demás. Vale la pena escuchar las opiniones de terceros, especialmente cuando dependemos de un vampiro y alguien está tratando de abrirnos los ojos.

Mira la reacción de los niños

Los niños intuitivamente perciben la manipulación, puedes prestar atención a la reacción de los niños cuando están en presencia de una persona con estas características; los niños son transparentes en sus emociones y pueden detectar comportamientos engañosos y manipulativos como los que usan los vampiros emocionales.

Escucha la reacción de tu cuerpo

Nunca ha sido una mentira, según la psicoanalista Alice Miller. Comprueba cuándo y con quién te sientes mal: cansado, deprimido, atrapado, privado de valor, incómodo. El cuerpo es un indicador sensacional, desafortunadamente, muy a menudo no estamos tan conectados a él para tomarlo en cuenta.

Abandona la ilusión de que vas a cambiar a un vampiro

Si él no hace un gran trabajo en la transformación mental, no podrás hacer nada por él. Dependiendo del tipo de trastorno de personalidad que padece el vampiro emocional será el trabajo que requiere su tratamiento, sin embargo, esto solo le corresponde a la persona, y tú no puedes hacerte cargo de sus responsabilidades.

Aumenta la distancia

Si solo hay vampiros a tu alrededor (hay entornos profesionales donde esto sucede), usa el consejo de la psiquiatra Judith Orloff. Aléjate a una distancia de al menos 6 metros y respira profundamente. Esta es una manera efectiva de salir de su zona de influencia.

Fuente: https://buenamente.co/

También te puede interesar leer:

Crean un tapabocas inteligente que amplifica la voz y traduce en ocho idiomas

¿Te gustaría visitar nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Te recomendamos este video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *