Chico, un pastor alemán, corrió hacia la estación de policía de Odessa, en Texas, EE. UU. el 11 de febrero para reportarse como perdido.

Llevaba un collar pero la etiqueta de identificación se había caído, por lo que los oficiales llamaron al control de animales para verificar si tenía un microchip para identificarlo. Mientras esperaban que llegara el equipo, los oficiales jugaron con el perro y le dieron una ducha.

Pero antes de que llegara el veterinario, Chico decidió que había estado fuera el tiempo suficiente y se dirigió a casa de su dueño dormido, que no tenía idea de que se había ido.

El dueño de Chico, Edward Alvarado, solo se enteró de la aventura de su perro cuando su sobrino le envió un mensaje de texto al día siguiente para decirle que había visto fotos de Chico por internet.

Fuente: https://www.facebook.com/cgtnenespanol/posts/1019554751795653

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *