Tarsila Rosa y Flavio esperaban ilusionados la llegada de su primera hija, Antonella, a quien su padre le hablaba cada día mientras estuvo en el vientre de mamá; la saludaba por las mañanas y luego del trabajo le platicaba sobre cualquier cosa ocurrida durante su día.

Aunque él pensaba que su voz no podía llegar hasta su hija mientras aguardaba por llegar al mundo, ella le demostró que lo escuchaba perfectamente cuando, luego del parto, lo saludó con una gran sonrisa al escuchar su voz.

Un regalo triple para papá

El nacimiento de Antonella fue de por sí un gran regalo para sus padres, pero Flavio Vilela recibió un triple obsequio, ya que la pequeña llegó justo en el Día del Padre y además lo reconoció y le brindó su primera sonrisa.

Reconocer el amor

Pensé que sabía lo que era un sentimiento de amor verdadero, hasta que miré la sonrisa más sincera del mundo… fue allí que puede estar seguro de qué es el amor.

¡Sana y feliz!

Antonella Vilela midió 49 centímetros y pesó 3.1 kilos al nacer, es una bebé sana y feliz que ya disfruta en su hogar el amor de sus padres, quienes a través de una cuenta de Instagram comparten el día a día de la pequeña.

Fuente: https://www.okchicas.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *