Científicos publicaron su descubrimiento e instaron a los padres a regalar experiencias en vez de juguetes en esta Navidad: es más sano y entretenido para todos.

Llega la época de navidad y con ella la pregunta que todos los padres se hace: ¿Qué regalarle a sus hijos?

El último juguete de moda, un juego de mesa, una pelota de football, una muñeca. Existe una infinidad de opciones y de la elección de los padres depende la felicidad y el desarrollo social y cognitivo de sus hijos.

Pixabay

Sin embargo, unos científicos del Diario de las Relaciones Sociales y Personales de Estados Unidos llegaron a una conclusión distinta que podría sorprender y solucionar la disyuntiva para más de un padre que no sabe qué regalar.

Según los especialistas, el mejor regalo navideño para estimular el desarrollo de los niños no sería un juguete, ni siquiera un producto, sino unas vacaciones.

Pixabay

Los investigadores encuestaron a cerca de 500 mujeres entre 18 y 93 años de edad, pidiéndoles que respondieran la pregunta: «La mayoría de las personas se sienten amadas cuando …», y las respuestas más populares no tienen nada que ver con recibir un artículo tangible.

«Nuestra investigación encontró que los micro-momentos de positividad, como una palabra amable, abrazar a un niño o recibir compasión, hacen que las personas se sientan más queridas. Y las vacaciones están llenas de estos momentos», dijo una de las autoras del estudio, la Dra. Zita Oravecz, profesora de Desarrollo Humano y Estudios Familiares en la Universidad Estatal de Pennsylvania. 

Pixabay

Por ejemplo, el sicólogo Oliver James explicó que «si le das un regalo a una niña de dos años, ella quedará encerrada e hipnotizada con la caja en vez de con el juguete. En cambio, con los viajes ellos se permiten explorar y encontrar puntos de interés en sus alrededores en sus propios términos».

Además de un posible impulso a la felicidad a largo plazo, las vacaciones pueden hacer que los niños sean más inteligentes, escribió la psicóloga infantil británica Dra. Margot Sunderland en un artículo de 2017 para The Telegraph.

«Lo que es menos conocido es que las vacaciones también pueden avanzar el desarrollo del cerebro en los niños», dijo. «Esto se debe a que en vacaciones estás ejercitando dos sistemas genéticamente arraigados en el área límbica del cerebro, que con demasiada facilidad pueden ser no ejercitados en el hogar», agregó la especialista.

Pixabay

Así, las vacaciones estimulan la necesidad de exploración y ayuda a desarrollar la capacidad de jugar de los niños, así como alimentar su facultad de asombro y felicidad.

Ahora, esos investigadores no están afirmando que hay que reemplazar un muñeco de 30 dólares con un costoso viaje familiar a Disneyland, sino que los padres deberían enfocarse en regalar experiencias llamativas en vez de juguetes.

Pixabay

Y, además de los beneficios que esto presenta para el desarrollo de los niños, regalar vacaciones o experiencias también es bueno para los padres y toda la familia.

«Vale la pena señalar que las vacaciones nos eliminan, físicamente, de nuestras vidas cotidianas altamente presionadas donde todos se centran en cumplir los objetivos. Son momentos en que todos pueden relajarse y jugar juntos»

afirmó Oliver James .

«Este tiempo de juego colaborativo, desprovisto de juguetes y tecnología centrados en el solitario, es una experiencia humana crucial, especialmente para los niños, pero también para los adultos. Sin ella, la vida está muy vacía y sin alegría ”

añadió.
Pixabay

Ya lo saben padres: ya sea un viaje fuera del país, ir a acampar o tener un día de campo en un lugar nuevo, son estas experiencias las que beneficiarán más a sus hijos y las que durarán mucho más en su memoria que el último juguete de moda.

Fuente: http://www.upsocl.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *