Los expertos explicaron que las poblaciones de este lobo se encuentran en un gran declive desde 1990 debido a la caza furtiva

Un grupo de ambientalistas y científicos han pedido a los administradores de la vida silvestre en Estados Unidos que implementen unos nuevos planes para garantizar la supervivencia del lobo mexicano en el suroeste del país.

Esta petición se hace luego de que un fallo de la justicia federal le ordenara al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. cambiar la normativa a una que permitiera brindar una mejor protección a estos depredadores, los cuales están amenazados en Nuevo México y Arizona.

La solicitud fue enviada a través de una carta al secretario del Interior de EE.UU, David Bernhardt, y a los administradores federales, en donde le pedían que la norma debe basarse en un “enfoque totalmente nuevo” que incorpore la ciencia más reciente y a la vez reconozca las deficiencias de los métodos anteriores.

“Por favor no continúen en la misma dirección infructuosa que no cumple siquiera con sus propias pautas, y en lugar de ello planifiquen un camino nuevo que en verdad permita la recuperación del lobo mexicano”, reseña la carta.

En ese sentido, los funcionarios del Servicio de Pesca y Vida Silvestre recibieron la carta pero no hicieron declaraciones a pesar de que la orden judicial obliga al organismo a revisar la norma hasta mayo de 2021.

El lobo mexicano, una subespecie del lobo gris más escasa de América del Norte, trata de recuperarse desde 1998 de los estragos causados por la caza furtiva, la política, los cuestionamientos legales e incluso las complicaciones provocadas por la falta de diversidad genética.

“Su situación es más precaria que las de otros lobos grises en Estados Unidos debido a la escasez de sus poblaciones, ya que el censo más reciente reveló que habían 131 animales en el medio silvestre en las zonas montañosas de Nuevo México y Arizona”, explicaron los ambientalistas.

Sin embargo, los expertos han calculado que hay unos 30 lobos en situación silvestre en México, por lo que las cifras son muy distantes de las que habían previsto los biólogos para la actualidad.

Finalmente, la carta también pide la liberación de más familias de lobos cautivos al medio silvestre para aumentar su población y poder trabajar en programas de recuperación y protección.

Además, se ha cuestionado que los animales sigan siendo retirados de sus hábitats y se insista en tomar unas medidas para proteger el ganado en vez de unas que protejan a estos lobos ante su grave situación de vulnerabilidad.

Fuente: https://www.americadigital.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *