Jon Bon Jovi es un hombre que posee varias facetas: es uno de los rockeros más influyentes en el negocio de la música, fue actor en reconocidas series como Ally McBeal, ha sido elegido en varias oportunidades uno de los artistas más atractivos y es, además, un activista político muy activo. Sin embargo, es menos nombrado por su rol solidario, aunque destaca mucho en ese aspecto: es dueño de dos restaurantes en los que la gente sin recursos puede comer sin pagar.

Antes de su llegada a Sudamérica en el marco de su gira This House Is Not For Sale, Genial.guru quiere contarte sobre su proyecto, el cual ya sirvió 104 800 platos de comidas. Al final del artículo encontrarás un bono con otros datos no tan conocidos de este sorprendente músico.

“Todos son bienvenidos en nuestra mesa”

Soul Kitchen (“Cocina de alma”), es el nombre del emprendimiento sin fines de lucro que administra la Fundación JBJ, organización que encabeza el artista y que lleva sus iniciales. Allí, los platos no tienen un precio, y pagar la cuenta es opcional. Quienes pueden hacerlo abonan una donación de 20 USD por comida, y quienes no, también están invitados a entrar, comer y participar luego como voluntarios en la cocina.

Según la página web del restaurante, el 51 % de las comidas servidas fueron pagadas con donaciones, y el 49 % restante, a través del trabajo voluntario de las personas sin recursos económicos. Es por eso que uno de sus lemas es: “todos son bienvenidos en nuestra mesa”.

El amor de Bon Jovi por Nueva Jersey

El primero de estos locales fue abierto en octubre de 2011, en la zona de Red Bank, en Nueva Jersey, ciudad en la que nació Bon Jovi y que le dio nombre a su cuarto álbum de estudio lanzado en 1988. El segundo fue inaugurado en 2016, en cercanías de Toms River, un municipio muy golpeado por el huracán Sandy, el cual sacudió al país en 2012.

“Nuestra misión siempre ha sido lograr un cambio positivo y abordar los problemas del hambre y la falta de vivienda”, dijo el autor de éxitos como You Give Love a Bad Name y Livin’ on a Prayer al abrir su segundo restaurante. “No hay precios en nuestro menú. Entonces, el que tiene necesidades participa. Y eso significa ordenar la mesa, lavar un plato o trabajar en nuestros jardines”, agregó.

Sin reservas y sentados en mesas compartidas

No se necesita hacer reservas para comer en Soul Kitchen. Los comensales son ubicados por orden de llegada en mesas compartidas, incluso con desconocidos, lo que además facilita la interacción social entre todos los que se acercan, sin importar su situación económica. Aquellos que están más necesitados de un plato caliente siempre tienen prioridad para sentarse.

Un menú de tres platos con ingredientes orgánicos y nutritivos

El menú consta de tres platos basados en la cocina regional estadounidense que se van modificando cada 10 días aproximadamente. El menú incluye una entrada compuesta por sopa o ensalada, un plato principal con carne blanca o roja, pescado, una opción vegetariana y libre de gluten, y, finalmente, un postre que varía de acuerdo a los productos de estación. En los platos se utilizan ingredientes nutritivos y orgánicos del propio huerto y de la granja que tiene el emprendimiento.

El menú de comidas se puede observar en Internet.

Viviendas y techo para “romper el ciclo de la pobreza”

Además de los restaurantes, la Fundación JBJ construyó viviendas en la ciudad de Filadelfia para personas en situación de calle, incluyendo jóvenes y veteranos de guerra. También financió un edificio que ayuda a madres adolescentes y a sus hijos, y un refugio para proveer camas y atención médica a gente sin techo.

“Nuestra misión es romper el ciclo de la pobreza, el hambre y la falta de vivienda mediante el desarrollo de asociaciones, la creación de programas y la concesión de subvenciones a organizaciones de beneficio comunitario”, indica como objetivo la fundación impulsada por el astro del rock y su esposa, Dorothea Hurley.

La organización sin fines de lucro también impulsó un programa que enseña a quienes no tienen empleo a redactar currículums, a desarrollar habilidades para desenvolverse bien en las entrevistas y brinda asesoramiento laboral, financiero y legal gratuito.

Bono: datos poco conocidos o recordados sobre Bon Jovi

“Tú. Yo. ¡Última oportunidad!”.

Su madre, Carol Sharkey, fue una de las primeras conejitas de la revista Playboy. Fue la gran responsable del amor de su hijo por la música.

Su verdadero nombre es John Francis Bongiovi Jr.

La primera grabación profesional que realizó fue en 1980, para un álbum llamado Christmas in the Stars, el cual mezclaba canciones navideñas con las de la saga La guerra de las galaxias. El primo de Bon Jovi era copropietario del estudio en el que este disco se grabó, y lo recomendó para que participara en una de las canciones.

Ganó un Globo de Oro en 1991, en la categoría “Mejor canción original” por su tema Blazes of Glory, el cual formó parte de la película Jóvenes pistoleros II. Ese año también estuvo nominado para los premios Óscar, pero la estatuilla se la llevó Madonna por Sooner or Later, la canción que fue la cortina musical de Dick Tracy.

Sufre hipersensibilidad ocular a la luz. Tampoco tolera el humo del tabaco, y es por eso que normalmente utiliza anteojos de sol.

Es admirador de Frank Sinatra, también nacido en Nueva Jersey. Solía tener una foto del fallecido cantante en su camarín durante los espectáculos. La frase de la canción It’s my life que dice “Like Frankie said, i did it my way” (“Como dijo Frankie, lo hice a mi manera”), se refiere al apodo con el que llamaban a Sinatra, y a una una de sus composiciones emblemáticas.

Fuente: genial / http://ninfomana.mx/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *