Envejecer es un privilegio que muy pocas personas tienen, es un regalo de la vida para seguir disfrutando de todo lo bonito que hay a nuestro alrededor. Ir sumando canas en tu cabello, arrugas en tu piel debería ser motiva de orgullo. No te preocupes ni te lamentes por envejecer.

Siempre que pensamos en la vejez se viene a nuestra mente el tema del deterioro físico, los dolores, una que otra enfermedad, la apariencia física, entre otras cosas propias de ir envejeciendo. Es cierto que ya no se tiene la misma vitalidad y energía que sí se tenía en los años de juventud, pero esto no es un motivo para no disfrutar de todas las posibilidades que nos brinda la vida.

Cuando se está joven siempre es motivo de fiesta y celebración cumplir años, esto no debe cambiar cuando envejecemos, ya que son oportunidades que nos da la vida de seguir compartiendo con nuestra familia. Con el paso del tiempo nos hacemos sabios y es importante transmitir todas esas vivencias que hemos coleccionado a nuestros hijos y nietos para ayudarlos a transitar por este camino de altibajos que es la vida, pero que es hermosa con sus cosas buenas y con sus cosas malas.

Cada día, cada mes, cada año que pasa es una grandiosa oportunidad para coleccionar momentos, para disfrutar de las cosas que más nos gustan, para disfrutar de una deliciosas taza de café mientras contemplamos los colores del amanecer, para gozar leyendo los libros que nos hacen imaginar mundos extraordinarios.

Que los años no sean un factor que nos limite a hacer las cosas que deseamos, podemos estar envejeciendo por fuera, pero por dentro siempre seremos jóvenes, por más años que tengamos encima seguiremos soñando como los niños inocentes que alguna vez fuimos. No permitas que un número te defina y te diga lo que debes o no debes hacer, disfruta al máximo de cada minuto de la vida y recuerda que eres un privilegiado, ya que no todas las personas tienen la oportunidad de envejecer.

Vive cada día convencido de lo afortunado que eres, disfruta a tu familia mientras la tengas contigo y nunca te sientas mal por ir arrancando hojas del calendario, ya que es la muestra de que la vida es buena contigo y te sigue regalando momentos únicos.

Fuente: https://mundosorprendente.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *