Entre más extrañas a tu ex, más rápido envejeces. De acuerdo a Bazar, así lo confirmó un estudio el cual comprobaría que todo ese desajuste de emociones al momento de separarte de una persona, influye significativamente en la apariencia nuestra piel. Por lo tanto, el rostro se ve afectado por el estado de ánimo. 

Algunas de las emociones más cotidianas son los enojos/enfados, la tristeza y el estrés. Y si bien no debes contener este tipo de emociones, sí que puedes suavizarlas banalizando las situaciones: estableciendo prioridades y buscando soluciones. Todo esto se controla a través del poder de la mente.

Las perjudiciales consecuencias de extrañar. Foto: unsplash

Cuando desgastamos nuestra energía en pensar, añorar y extrañar a una persona, parte de lo que sufre nuestro organismo, esto es lo que le pasa a nuestra piel:

  •  Enojo: afecta a los músculos faciales y acelera la aparición de arrugas.
  • Tristeza: liberamos hormonas que afectan a los ojos (se hinchan) y apagan la piel.
  • Estrés: se interrumpe la producción de colágeno y la piel se vuelve más fina, débil y se deshidrata.

QUÉ HACER PARA NO EXTRAÑAR A TU EX

Para mejorar la piel de tu rostro, debes incluir en tu día a día una “dieta” de choque emocional. Haz actividades que regulen la motivación y el deseo con conductas que te proporcionen felicidad y placer.

  • Bailar
  • Cantar
  • Salir a caminar
  • Conocer lugares nuevos
  • Practicar tu deporte favorito
  • Probar nuevos platillos
  • Hacer algo que te relaje
  • Enfócate en ti. Cuando tu cerebro la libera, también mejora el aspecto de tu piel.

Fuente: https://www.soycarmin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *