Te amo más que un poema de Charles Baudelaire,
te amo más que los escritos demenciales de Arthur Rimbaud,
te amo más que los versos de Pablo Neruda,
te amo más que la locura
renacida en la pluma del Conde de Lautréamont,
te amo con mi demencia exquisita que no conoce razones,

te quiero con mi alegría de niño poeta perdido
en un bosque imaginario,
en el cual invento estrellas para adornar tu cielo,
te amo con ternura,
Te amo con locura vida mía…

Redacción: la cafeína de sus ojos / Néstor Augusto Esquivel Donato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *