Las mujeres casadas experimentan más estrés que las solteras. Tienen una carga enorme: trabajo, maternidad y matrimonio. Y las esposas estresadas tienen más posibilidades de sufrir dolores de cabeza, fatiga y enojo. La paternidad también es muy abrumadora, pero sorprendentemente, los esposos hacen una mayor contribución al estrés en la familia y, en particular, a sus parejas, que los hijos. Según un estudio, el 46 % de las esposas dicen que los niños generan menos presiones que sus maridos, y eso no está relacionado con las infidelidades o violencia de algún tipo.

Un marido que actúa como un niño más

© Big Daddy / Columbia Pictures  

La verdad es que los hombres se comportan como niños hasta que tienen alrededor de 43 años. Esto se expresa no solo en su actitud frívola hacia algunos problemas y en su comportamiento, sino también en su interacción con los niños. “Un pequeño de 7 años va a seguir siendo eso, pero una persona de 35 años que actúa como un niño de esa edad es muy estresante, porque debería saber mejor que un chico lo que hace”, dijo una de las participantes del estudio.

Muy a menudo, los papás se divierten con sus hijos. Como consecuencia, son percibidos como amigos, compañeros de vacaciones y cómplices en las ideas divertidas que lo permiten todo. Las madres están más preocupadas por las cuestiones relacionadas con la educación, la disciplina, la salud y el desarrollo educativo de un niño. Ellas siguen más la rutina diaria de los pequeños, les dan instrucciones y prohíben muchos desórdenes. Esto hace que parezcan “el policía malo de la historia”, lo cual afecta la relación con sus hijos y puede llevar a conflictos entre los padres.

© Mom / cbs  
  • Solución:

Es mejor apegarse a la unidad. Si uno de los padres le prohíbe algo al niño, el segundo debe apoyar esa decisión. Es necesario actuar juntos y acordar las prohibiciones, permisos y castigos.

También es importante compartir igualmente la responsabilidad del cuidado diario de los niños. Un chico no puede unirse a un equipo de natación, elegir vitaminas y hacer una cita con un médico por su cuenta, pero mamá y papá sí pueden. Y aquí es en donde un esposo puede ayudar y aliviar la carga de su esposa. Luego, las madres pueden dejar de enfocarse en los errores que cometen sus hijos, dejar de controlar todo y, a veces, participar en los juegos de estos con su esposo.

Las tareas domésticas que hace una mujer se vuelven abrumadoras

© The Intern / Warner Bros. Pictures  

Un estudio encontró que una de cada 5 madres dice no tener suficiente ayuda de su cónyuge en las tareas domésticas, y esto provoca mucho estrés diario. Las esposas pasan mucho tiempo realizando deberes mientras los esposos se relajan. Y las tareas de las mujeres incluyen no solo cocinar y limpiar, sino también pagar facturas, ir al supermercado y planificar el presupuesto. Estas actividades son muy importantes para la estructura y apoyo de la familia, pero pueden llegar a ser muy abrumadoras para una sola persona.

Este no es el trabajo más fácil y agradable. Hacer las tareas domésticas genera más estrés en ambos sexos que el trabajo de oficina, porque allí al menos se sienten más apreciados. Si una esposa cuida de la casa sola, su agobio aumentará más y más hasta resultar realmente insoportable.

© By the Sea / Universal Pictures  
  • Solución:

La respuesta más simple y obvia es que un esposo debe ayudar con las tareas domésticas. Las responsabilidades familiares compartidas son una de las principales razones para que un matrimonio sea exitoso.

Ambos cónyuges deben apreciar los esfuerzos del otro. Cualquier tipo de trabajo es valioso, incluso si no genera ingresos. Si las tareas de la casa se dividen por la mitad, se harán más rápido y el tiempo restante puede ser usado para divertirse en familia.

Una mujer se siente culpable y carece de tiempo libre

© Sex and the City 2 / Warner Bros. Pictures  

Teniendo en cuenta todos los deberes de las esposas descritos anteriormente, ellas pueden sentir que carecen de tiempo libre. Especialmente si también trabajan a tiempo completo. Por la noche, después del empleo, deben prestar atención a cada miembro de la familia y realizar todas las tareas domésticas. Este sentimiento conduce al estrés con el paso del tiempo. Las mujeres intentan hacer todo en las 24 horas asignadas, pero debido a la prisa, pueden cometer muchos errores.

La responsabilidad por los hijos, el esposo y la familia recae en la mujer, y ella puede sentirse culpable cuando algo sale mal. Y ese sentimiento de culpa puede agobiar a una persona. Una de las entrevistadas comentó: “Me siento como si estuviera descubriendo mucho sobre la crianza de mis hijos por mi cuenta, sin el aporte de mi esposo. Eso me estresa, porque cuando algo sale mal es mi culpa”.

© Still Alice / Sony Pictures Classics  
  • Solución:

A fin de evitar que una esposa se estrese debido a la falta de tiempo y se sienta culpable por ello, un esposo puede compartir con ella no solo las tareas domésticas y el cuidado de los niños, sino también la responsabilidad de la familia en general. Cuando los cónyuges discuten problemas, toman decisiones juntos y son responsables de ellas, esto hace que se unan y puedan resolver muchos más problemas.

Las mujeres pueden desarrollar sus habilidades de gestión de tiempo. Recuerda que el estrés puede llevar al divorcio y tener un efecto negativo en la salud. Por lo tanto, es importante hacer todo lo posible para crear menos estrés en la vida familiar.

¿Cómo comparten las responsabilidades en tu familia? ¿Experimentas estrés en casa? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación!

Imagen de portada By the Sea / Universal Pictures
Ilustrado por: Leonid Khan

Fuente: https://genial.guru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *